A partir de este año, Imagine Lab, incubadora y aceleradora de negocios tecnológica, creó una red de apoyo y asistencia a emprendedores ubicados desde Arica a La Serena. Por medio de esta iniciativa se busca reducir las brechas de la centralización y brindar asesorías a los startups de la I a la IV región del país.

Noviembre. La incubadora y aceleradora Imagine Lab, lanzó este año su nuevo programa de la Red de Mentores, y no sólo para startups que están ubicadas en la capital del país, sino que apostaron por los emprendedores que de la zona norte.

Parte del objetivo general de la Red de Mentores, y tal como ellos mencionan, es que buscan aportar experiencia, conocimiento y redes a los emprendedores chilenos y regionales para estimular el desarrollo de sus negocios y contribuir con su éxito. Este es un sistema de capacitación y de transferencia de conocimientos. El mentor guía al emprendedor para que éste resuelva sus desafíos.

“Gracias a la creación de esta Red de Mentores, que también cuenta con el apoyo de CORFO, entendemos que es clave especializar el ecosistema emprendedor dentro de las regiones, y por supuesto que democratizar el apoyo a los startups y mantener un alto nivel de mentorías. En esta ocasión, la red está compuesta por expertos de diversas áreas y rubros” dice Javier Cueto, Gerente General de Imagine Lab.

Actualmente la lista de mentores incluye a cerca de 80 personas, divididos entre hombres y mujeres, cuya vasta experiencia y trayectoria les ha permitido guiar a emprendedores que están recién comenzando. Los mentores asignados por medio de una vinculación entre las necesidades del startup y la expertise de los mentores, en base a eso, las reuniones entre ellos van enfocadas en esos temas.

Dentro de este año, la Red de Mentores ha realizado actividades en distintas zonas, hace poco estuvieron en Antofagasta donde hubo talleres para emprendedores locales. Con la intención de fortalecer sus conocimientos de manera teórica y práctica, se trabajó mediante la dinámica grupal del “robot”, consistente en el ensamblado de un robot de piezas para fomentar el trabajo en equipo definiendo un rol único para cada integrante.

Por otro lado, se apoyaron los emprendimientos seleccionados en el desafío de innovación abierta de Antofagasta, a través de talleres y reuniones de mentoría. En esta ocasión doce proyectos participaron de la iniciativa realizada en las oficinas locales de CORFO. Dentro de los tópicos tratados se incluyeron negociación de pilotos con empresas, validación de propuesta de valor, distinciones del proceso de levantamiento de capital y apoyo en la postulación al Programa Regional de Apoyo al Emprendimiento.

Profesionalizando a los mentores

Este año comenzó el primer proceso de certificación de mentores del cual participaron 42 expertos de diversas industrias del país. Esta actividad fue realizada en conjunto con la Universidad Adolfo Ibañez, la cual se enfocó en formar nuevos mentores y fortalecer el conocimiento de aquellos ya pertenecientes a la red bajo las perspectivas económicas, sociales y operacionales. Fueron más de 30 horas de contenido divididas en 7 módulos teóricos y otros 3 módulos, más sesiones de mentorías individuales y grupales.

Los emprendimientos se ven beneficiados al garantizar que los mentores no sólo dependan de su experiencia para apoyarlos, si no también tengan las herramientas teóricas y prácticas necesarias para empatizar, detectar problemas, diseñar planes de trabajo a medida y cuidar del proyecto y de las personas que los componen.