Como parte de las nuevas iniciativas de mejora al ecosistema, es que Imagine Lab, incubadora y aceleradora de la industria tecnológica, y el Centro de Innovación de la Universidad Adolfo Ibáñez, llevaron a cabo el primer programa destinado a la profesionalización de mentores.

Noviembre. Actualmente tanto mentores e instituciones han adquirido un rol fundamental en el apoyo a startups. Se ha detectado que las labores de mentoría por parte de empresarios, ejecutivos y personas con experiencia son particularmente valoradas por nuevos emprendedores.

En este contexto, la Red de Mentores de Imagine Lab, en conjunto con el CIET UAI, comenzaron una iniciativa para potenciar el ecosistema profesionalizando el rol de mentor, a través de capacitaciones y certificaciones.

El programa de certificación tiene como objetivo entrenar al mentor para que acompañe a un equipo emprendedor y contribuya con su éxito, por medio del traspaso de experiencia y conocimiento en ámbitos de gestión, levantamiento de necesidades, implementación de soluciones y desarrollo de negocios.

“El proceso significó el poder aprender nuevas herramientas y mejores metodologías para apoyar a las startups, y no sólo desde el punto de vista técnico sino que también del psicológico: ya sea realizando coaching u otro apoyo sobre cómo estructurar un equipo de trabajo. Por otra parte, también permite trabajar en la relación emprendedor-mentor y que este último logre involucrarse y entender mejor al equipo. En particular encuentro que esta generación fue muy productiva, ya que además de generar redes de contacto estás en un ambiente colaborativo y que tiene un fin común” dice Néstor Roca, uno de los graduados.

El programa fue dirigido a empresarios, ejecutivos y profesionales con experiencia que tienen ganas de apoyar emprendimientos ya sea en etapas tempranas o más avanzadas. Dentro de los cursos y temas que se repasaron están valor del mentor, diagnósticos, plan de acción, modelos de ventas, estructuras del negocio, gestión de equipo y levantamiento de capital, entre otros. A mediados de noviembre se graduaron 37 mentores, cuyo proceso duró más de 3 meses de trabajo. Ya se confirmó un segundo proceso de certificación para el año 2019.